Viernes, 18 de abril de 2008
Con todo el revuelo que se esta generando tras la decision de la asamblea de Arrasate de EB, de no apoyar la mocion de censura. Creo que es totalmente necesario mostrar la carta que la asamblea local envio a la Presidencia de Ezker Batua.
es una carta extensa. pero, bajo de punto de vista, es vital su lectura para poder hacer una valoracion justa y realista de la situacion.

desde este blog animo tambien a Gaspar Llamazares a su lectura, Antes de tomar represalias injustificadas que lapiden la legitimidad de las asambleas de base y de los militantes de Ezker Batua y de Izquierda Unida.


Los Concejales de Ezker Batua Berdeak del Ayuntamiento de Arrasate fruto del debate en la Asamblea Local elevamos a la Presidencia de Ezker Batua Berdeak el siguiente posicionamiento relativo a la presentación de una Moción de Censura


CONTEXTUALIZACIÓN El PSE nos insta a avalar con nuestra firma una propuesta cerrada que consta sólo de cuatro aspectos. Primero, la presentación de una moción de censura contra la Alcaldesa de ANV, Ino Galparsoro. Segundo, la constitución de un gobierno de concentración entre todas las fuerzas políticas (PSE, EAJ-PNV, PP y EA)  a excepción de ANV. Tercero, el candidato a la Alcaldía sería Francisco García, portavoz del PSE en el Ayuntamiento de Arrasate. Cuarto, los firmantes de la moción tienen que comprometerse con la gobernabilidad del Ayuntamiento.

La decisión que debíamos adoptar era firmar la propuesta de moción de censura (con el contenido señalado) para su aprobación plenaria.

El lunes 17 de marzo se celebró una Asamblea conjunta entre militantes de Ezker Batua-Berdeak y Zutik para abordar la propuesta. El resultado de la misma fue un rotundo y unánime rechazo. La coalición de Ezker Batua-Berdeak y Zutik siempre ha revestido un carácter estratégico para la militancia de Ezker Batua-Berdeak no circunscribiéndose exclusivamente a compartir un único Grupo Municipal sino a estrechar los lazos en el qué hacer diario. Por lo que ante las grandes decisiones hemos abordado procesos de debate conjunto sin menos cabo de la autonomía de nuestra organización en caso de discrepancia.

POLÍTICA MUNICIPAL Una primera crítica fue dirigida a la metodología empleada por el PSE, que si bien en un primer momento habló de «abordar un proceso de reflexión municipal para tratar el futuro del Ayuntamiento de Arrasate», no tardó en elevar este debate a las ejecutivas territoriales de los diferentes partidos, hurtándonos el debate a los legítimos representantes de la ciudadanía.

La apuesta por la constitución de un gobierno de concentración junto con PNV y PP, no resulta una opción de izquierdas. Queremos subrayar a este respecto que la propuesta carece de concreción programática y que los desacuerdos con los tres partidos han sido más que evidentes durante la pasada legislatura. Nosotros nos preguntamos ¿qué ha hecho el PSE por Arrasate los últimos veinte años? La primera medida adoptada por el gobierno sería duplicarse los sueldos y triplicar el número de liberados como pretendieron en la constitución de la corporación; desarrollar los Centros Comerciales previstos en perjuicio del pequeño comercio; colmatar el capital natural de Ikutixo con un vertedero; desmantelar las mejoras conseguidas en Servicios Sociales en esta legislatura; ahondar en las diferencias económicas y sociales entre trabajadores del Ayuntamiento y subcontratas, etc. Ser partícipes de esta iniciativa nos lleva a abandonar nuestro programa municipal y el compromiso adquirido con nuestros votantes al menos durantes los próximos tres años.

Una de las principales peculiaridades de la política municipal es que muchas veces nos tenemos que abstraer de las siglas concretas de una candidatura, para aterrizar en las personas. Las políticas municipales vienen marcadas por el carácter de las mismas. La persona que viene impuesta por la ejecutiva socialista despierta nuestro mayor recelo y fruto de la experiencia pensamos que su nombramiento resultaría tremendamente perjudicial para algo tan básico como la democracia local.  La persona no es baladí. Francisco García ha intentando ser Alcalde de Arrasate, cosa que no ha conseguido por la vía de los votos, y esta es su última oportunidad de tocar poder porque el tiempo se le acaba.

Hace once meses la ciudadanía de Arrasate otorgó su confianza a ANV, resultando ser ésta con diferencia la lista ganadora de los comicios y quien se hizo cargo de la máxima representación institucional. Un principio democrático es que la decisión de la ciudadanía no debe ser alterada por la cocina política. Si los electores depositaron su confianza en ANV deberían ser ellos quienes la retirasen en las próximas elecciones municipales.  La decisión del pueblo sólo debería ser revocada por el pueblo. Las élites políticas no deben decidir sobre lo que los [email protected] ya se han pronunciado. Mucho menos cuando el PSE y el PNV han obtenido en las pasadas elecciones municipales el peor resultado de su historia.




PROGRAMA MUNICIPAL Se nos pide sumarnos a una propuesta que carece de programa municipal ¿cómo debemos actuar? ¿Debemos guardar en un cajón nosotros también nuestro programa durantes los próximos tres años? De ser así, ¿qué papel nos queda como organización de izquierdas en Arrasate? ¿Debemos someter las cuestiones municipales a las acciones de ETA? Apostar por este escenario es darle un plus francamente irritante a la matonería. ¿Qué es lo que necesita Arrasate? A nuestro juicio, al menos, no un gobierno de estas características. El asesinato vil y absolutamente deleznable de un hijo de este pueblo no significa barra libre; es legítimo que el PSE quiera actuar políticamente ante la dramática situación padecida pero debe hacerlo siguiendo el procedimiento democrático de las urnas, y no mediante atajos y vericuetos legales que hemos venido denunciando reiteradamente.

En palabras de Mariano Ferrer, «ETA puede amargarnos la vida pero nos resistimos a otorgarle otra influencia en la vida política de la que por fuerza o por desgracia sea inevitable». Para nosotros el programa municipal es un contrato social con la ciudadanía y no hay nada que en mayor medida lo incumpla que elevar con nuestra firma al gobierno de Arrasate al Partido Popular, al Partido Nacionalista Vasco con quien acabamos en los tribunales la pasada legislatura por los sucesivos escándalos urbanísticos y con el Partido Socialista y su candidato, necesario colaborador en estas lides. Es preciso recordar, precisamente por el valor que otorgamos a los acuerdos y programas de gobierno, que fue ANV quien incumplió el firmado con nosotros, al no demostrar su compromiso con el respeto a todos los derechos humanos tras el asesinato de Isaías Carrasco.

Disociar el apoyo a la Moción de Censura y el Programa Municipal, incluso ubicándolos en diferentes tiempos, es hacerse trampas al solitario. La hoja de ruta que debe guiar nuestras actuaciones es el Programa Municipal por el que fuimos elegidos, no podemos abstraernos del mismo para el acto de mayor relevancia municipal, que no es otro que concederle el voto de investidura a un Alcalde.

En la dilatada historia de Ezker Batua-Berdeak en Arrasate nunca le hemos dado el voto de investidura a ninguna persona que no fuera nuestro propio cabeza de lista. Sentar un precedente con un candidato que carece de programa y cuya praxis política está en las antípodas de la nuestra, resulta un acto de manifiesta irresponsabilidad para una organización que aspira a ser referente de la izquierda alternativa y transformadora.

El conflicto vasco no puede eclipsar el debate social, el hacer frente a los problemas del día a día de la ciudadanía. Este principio ha sido tractor de nuestro discurso durante años. Siempre hemos defendido que el enfrentamiento entre diferentes identidades debía ser superado para saltar a un escenario sobre los ejes izquierda y derecha. ¿Dónde quedan ahora esos escenarios?

PAZ Y NORMALIZACIÓN De hecho, en el Manifiesto Político y Ejes Programáticos de la Coalición entre Ezker Batua-Berdeak y Zutik para las Elecciones Municipales de 2007 recogíamos los siguientes compromisos. «La derogación de la Ley de Partidos es, igualmente, otra demanda de Ezker Batua-Berdeak y Zutik; esta norma, impulsada, entre otros, por el PSOE y el Partido Popular, ha sido desde su origen antidemocrática y un “obstáculo” para el avance hacia la paz y la normalización política. Su vigencia es utilizada como argumento por determinados estamentos judiciales, formaciones políticas y grupos sociales para impedir o, cuando menos, dificultar, el diálogo normalizado con Batasuna, que ha de ser un interlocutor, en la medida en que representa a una parte de la sociedad vasca, aunque su capacidad de influir y ser determinante está vinculada a la defensa de las vías pacíficas y democráticas y el rechazo a la violencia. La vigente Ley de Partidos Políticos ha constituido un retroceso democrático e incluso puede afirmarse que no es homologable en el contexto de las democracias europeas consolidadas siendo sus efectos contrarios a la normalización política y por ello a la propia pacificación.

(… ) Todas y todos debemos tener las mismas posibilidades no sólo de hacer planteamientos políticos, sino también de llevarlos a cabo, siempre desde postulados democráticos. (… ) Ezker Batua-Berdeak y Zutik apostamos por el diálogo democrático entre todas las formaciones políticas en todo momento, y sin excepción, al margen de las actuaciones o decisiones que en cada momento adopte ETA.» (En línea política similar a Ezker Batua-Berdeak en Euskadi)

Haciendo uso de estos principios consideramos que la senda de la moción de censura en nada ayuda en el camino de la pacificación y normalización política. Sí ahonda en la victimización de la izquierda abertzale oficial y ofrece “argumentos” a la base social de ETA, cuando lo que debemos plantear desde la izquierda es un progresivo proceso de deslegitimación del terrorismo, de quitarle cartas a ETA.

Debemos de ser coherentes con nuestros postulados políticos, si estamos en contra de la Ley de Partidos por abrir una brecha democrática en cuanto a derechos civiles y políticos, las acciones que llevemos a cabo deben acompañar este principio. No podemos mostrarnos contrarios a la Ley de Partidos de derecho para luego sustentar mecanismos similares de hecho.

LA HISTORIA SE REPITE En 1997 hicimos frente a una propuesta de estas características ante el asesinato de Miguel Ángel Blanco y ya entonces manifestamos los siguiente: «nuestra abstención responde a un análisis profundo de lo acontecido con el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco Garrido; pero a su vez, no puede ser de otra forma, lo sustentamos en un proyecto político general, no de Arrasate, general de Euskadi, del Estado y sobre todo de Izquierda Unida-Ezker Batua, y en el conocimiento y seguimiento sobre el terreno del conflicto vasco en general y en particular, no cabe duda y no puede ser de otra forma, de Arrasate. De manera interesada se ha trasladado a la ciudadanía una falsa dicotomía que se resume del siguiente modo: si votas SI, estás del lado de los demócratas, si votas NO estás del lado de los violentos, y si te abstienes eres, cuantos menos un ambiguo y un cobarde. ¿Quién ha establecido esa dicotomía? ¿Quién ha establecido esta regla? (… ) Pero ¿qué significa que no secundemos del pacto del tripartito? ¿Que somos ambiguos? ¿O que somos ambiguos frente a ETA? Precisamente no. Seamos serios. Insinuaciones como éstas son impropias de aquellos que se quiere defender, de aquello que queremos estar diciendo que es lo elemental para esta sociedad, el sistema democrático plural, y desde luego no se sustenta una afirmación de esa ambigüedad ni en el espíritu ni en la letra del pacto de Ajuria Enea. (… ) por supuesto que asumimos nuestras propias decisiones, que son fruto de la coherencia y de una trayectoria clara en la condena del terrorismo y de quienes lo secundan, ante una moción de censura como la que hoy se plantea aquí, tiene que tener como Ezker Batua dos aspectos básicos: uno, el de la política municipal, desde un plano teórico y el conocimiento práctico que nos da más de dos años de presencia en esta corporación municipal, nos lleva a pensar que con el tripartito actual (PNV, PSE-EE, EA) la función municipal no va a suponer ninguna mejora (… ) Queda claro que no podemos decir que SI a un nuevo equipo de gobierno cuya trayectoria municipal es completamente ajena, a nuestro entender, a todo lo que concierne a nuestra propuesta municipal, a nuestro proyecto municipal, sobre todo máxime en el ámbito social. (… ) Pero también, que duda cabe, que al margen de la política municipal, tenemos que introducir dentro de nuestra reflexión, el del conflicto vasco. (… ) Y desde Izquierda Unida-Ezker Batua decimos con claridad que no va a suponer una pacificación para Euskadi, sino que a la vez nos puede llevar a una mayor confrontación y crispación social.»

El paso de los años vino a ratificar nuestro análisis, la moción de censura en nada ayudó en el camino de la pacificación y normalización de Euskal Herria ni de nuestro municipio. Al contrario, elevó al poder a un gobierno que protagonizó todo un trienio ominoso en términos sociales. El aislamiento y victimización de la izquierda abertzale oficial trajo consigo unos espectaculares resultados en las siguientes elecciones municipales.

La historia es un buen espejo en el que mirarse y once años después no podemos si no ratificarnos en nuestro análisis, ya que en los nidos de ogaño anidan los pájaros de antaño. Debemos subrayar que la fórmula propuesta no es nueva y se mostró perniciosa en su tiempo. Es tan sencillo como aplicar el método empírico de ensayo y error. Tenemos un precedente en anteriores legislaturas y la experiencia nos ha demostrado que este tipo de iniciativas no ayudan a avanzar hacia la normalización política y la convivencia, en este caso, entre los vecinos de Arrasate.

EL PODER POR EL PODER ¿Cuál es la finalidad real de esta propuesta? Muchos años de bagaje municipal en Arrasate, compartiendo corporación con las mismas personas, nos llevan a manifestar que la finalidad de esta iniciativa es la ocupación del poder. Esto no lo afirmamos a la ligera, desde el primer día de la legislatura el PSE ha arado el campo, ha intoxicado y ha maniobrado en busca de un escenario político que no social (al menos no municipal) que le permitiese asaltar el poder con apoyos contra natura. Ejemplos que ilustran esta praxis no faltan, entre otros cabe destacar la convocatoria de medios estatales al Pleno del Ayuntamiento para el debate de una moción de condena para acusar al Gobierno Municipal de estar «repartiendo caramelos mientras ante el resto de Ayuntamientos se celebraban concentraciones para repudiar el atentado de Capbreton», “olvidándose” mencionar la tradicional festividad de San Nicolás. Se trata al fin y al cabo de pescar en río revuelto. El interés no era ni es por Arrasate, era y es por la Alcaldía. Por lo tanto debemos añadir que en este momento se está jugando con determinadas emociones, obteniendo de ellas la mayor de las rentabilidades políticas. Nuestro objetivo es la consecución de la paz y la normalización política en nuestro país, por lo tanto no podemos ser partícipes de estrategias que sólo busquen la ostentación del poder.

Creemos representar el sentir de la mayoría del pueblo de Arrasate con nuestra decisión, pero estamos dispuestos a apoyar la convocatoria de una consulta para que sea la propia ciudadanía la que se pronuncie al respecto, si alguien tiene alguna duda. Este se basa en un procedimiento sencillo y reglado que nace del artículo 71 de la Ley 7/1985 Reguladora de las Bases de Régimen Local; «De conformidad con la legislación del Estado y de la Comunidad Autónoma, cuando ésta tenga competencia estatutariamente atribuida para ello, los Alcaldes, previo acuerdo por mayoría absoluta del Pleno y autorización del Gobierno de la Nación, podrán someter a consulta popular aquellos asuntos de la competencia propia municipal y de carácter local que sean de especial relevancia para los intereses de los vecinos, con excepción de los relativos a la Hacienda local.» Los partidos políticos que se autodefinen como “demócratas” no deberían sentir incomodidad para que fuera la propia ciudadanía quien directamente revocara la decisión adoptada hace once meses. Nosotros nos comprometemos a asumir el resultado de la citada convocatoria. De lo contrario, la soberanía del pueblo, desaparece engullida por la soberanía de la partitocracia, canalizada a través de las ejecutivas. La práctica resultante de ese engullimiento se la puede calificar de democracia mínima que la izquierda llamada transformadora debe combatir radicalmente. Además, profundizar en una línea democrática como la consulta quitaría todo argumento a la izquierda abertzale oficial.

DEMÓCRATAS VS. VIOLENTOS Rechazamos cualquier tipo de maniqueísmo, o estás conmigo o contra mí, no podemos entrar en el binomio demócratas-violentos que tan pernicioso se ha mostrado para la consecución de la paz y la normalización política, compartir fines no significa compartir los medios. Podemos comenzar apoyando mociones de censura, pero no sabemos dónde nos llevará esta senda. ¿Ahora que ETA ha decidido reanudar su criminal actividad haremos oídos sordos a arbitrariedades judiciales como el 18/98 o ante los casos de tortura? No debemos entrar en la espiral acción-reacción en que tan cómoda se encuentra ETA y los sectores políticos, mediáticos y judiciales del Estado español. Conviene recordar una frase poco conocida de Adolf Hitler, pronunciada en Königsberg antes de llegar al poder. Dijo: «La gran fuerza del Estado totalitario es que obligará a los que lo temen a imitarlo». Esta reflexión puede ser homologable a un movimiento totalitario como ETA, su triunfo sería que los contrarios adoptásemos posiciones de recortes democráticos.

Apoyar ahora una estrategia de mociones de censura nos lleva a mandar a la hoguera a todo aquel que no condene la violencia y nos sitúa peligrosamente cerca del escenario de clausura de periódicos, arbitrariedades judiciales, etc. ¿Qué derechos políticos debemos negar a quién no condene la violencia de ETA? Parece que debe negárseles ostentar alcaldías, pero ¿dónde se traza la línea? ¿Se les debe negar ser concejales delegados? ¿Participar de equipos de gobierno? ¿Ser representantes ante organismo autónomos? ¿Percibir subvenciones públicas? ¿Conformar grupo en el Parlamento Vasco? ¿Cuál será el siguiente paso?

ÉTICA Uno de los argumentos clásicos es denunciar que quien no condena la violencia de ETA no está legitimado para ostentar la máxima representación municipal. Podríamos compartir este principio si fuese una postura relativa al rechazo de la violencia, de todo tipo de expresión de violencia. ¿Es acaso éticamente más razonable no condenar los casos de tortura? El PSE de Arrasate durante la presente legislatura ha acostumbrado a ausentarse del Salón de Plenos siempre que se tratara un texto que hablara de la existencia de torturas en el reino de España. ¿No es este extremo igual o más reprobable -al estar amparado por el legítimo monopolio de la violencia por parte del Estado- desde la izquierda que representamos? Mención especial en este apartado nos merece el Partido Popular. El campo de la ética en relación al conflicto vasco sólo entendemos que la compartimos con PNV, EA y Aralar.

Por lo tanto los postulados éticos nos sitúan en un suelo francamente inestable a la hora de abordar la moción de censura. No resultan ser la mejor guía. La política y la ética tienen difícil maridaje. Si fuera la ética la guía de esta propuesta la misma debería por un imperativo moral ser extensible a la totalidad de municipios, porque aun habiendo ocurrido el asesinato en Arrasate, la falta de condena de ANV se ha producido en todos la mayoría de municipios dónde ostentan Alcaldía. Por lo tanto, es una cuestión estética, no ética.

Tras las elecciones municipales ETA asesinó en Capbreton a dos jóvenes Guardias Civiles, ¿por qué entonces no se arbitró la medida que ahora se pretende que sustentemos todas las organizaciones políticas? La ética no entiende ni de geografías, ni de personas.

RESPONSABILIDADES COMPARTIDAS Ante la pasada cita electoral municipal el PSOE decidió legalizar listas de la izquierda abertzale oficial en determinados municipios en base a criterios de oportunidad política. Si el PSOE considera un “error” que las listas que él mismo decidió autorizar hayan obtenido el aval ciudadano suficiente para ostentar alcaldías es su problema, son ellos los responsables directos. No pueden ahora tratar de corregir el “error” haciéndonos partícipes de una estrategia ilegalizadora de hecho. No vamos a ser nosotros los bomberos de un fuego que ellos intentan apagar con gasolina. Nosotros no hemos colocado a ANV en ninguna alcaldía, fue el PSOE quien jugando con la Ley de Partidos por intereses meramente electorales, decidió ilegalizar y legalizar -con algunos “errores”- a ANV en determinados municipios, quien les convirtió en “victimas” e hizo que sacaran uno de sus mejores resultados.

Como organización política debemos adoptar un criterio y estrategias políticas propias que no dependan ni de la presión mediática, ni de los tiempos que marca la misma, ni de las decisiones que pueda adoptar el PNV. Ante una decisión que pueda resultar polémica y en algunos aspectos incomprendida, debemos apostar por la pedagogía política para dar a conocer reflexiones que no están en línea con lo políticamente correcto. Este es el espacio que debe llenar una izquierda madura y coherente.

LA DOCTRINA DEL SHOCK La economista política, periodista y escritora, Naomi Klein, desarrolla un interesante concepto en su último libro La doctrina del shock. Los manuales de interrogatorios de la CIA, estipulan que ante determinadas formas de torturas se crea un intervalo denominado “animación suspendida” dónde el detenido experimenta una especie de shock psicológico, encontrándose la “fuente” más abierta a la sumisión. Estas técnicas no sólo funcionan en individuos sino también pueden hacerlo en sociedades enteras. «Un trauma colectivo, una guerra, un golpe de estado, un desastre natural, una ataque terrorista nos lleva a todos a un estado de shock (… ) y asumimos seguir a los líderes que se jactan de protegernos. » Ante un doloroso episodio, antes de que la ciudadanía pueda recuperarse, se adoptarían las medidas políticas que en otras circunstancias no serían asumibles. Esta tesis es extrapolable al caso que nos ocupa, ante un acontecimiento socialmente traumático como el asesinato de un ciudadano, determinados políticos buscan aplicar una medida que en otras circunstancias no sería aceptable por una mayoría social y política; la moción de censura. Para lograr tal fin se debe jugar con los tiempos, reduciéndolos a su mínima expresión, como así lo ha hecho la Ejecutiva del PSE, estableciendo una fecha límite muy cercana en el tiempo. El portavoz del PSE en Arrasate no podría expresarlo mejor; «aunque creo que la moción de censura tenía que haber sido automática porque, ante un asesinato, en una democracia no caben momentos de reflexión sobre si es conveniente o adecuado.» (Diario El País 16 de marzo) El shock por definición tiene una duración determinada, se agota. Por lo tanto para adoptar las decisiones correctas y acertadas, hay que resistir el shock y estar orientado. Saber qué está pasando y por qué. «La información es la resistencia al shock.»

ÁMBITOS DE DECISION Ante el caso que nos ocupa el ámbito de decisión es la Asamblea Local, sin menoscabo de las reflexiones que pueda realizar la Presidencia de Ezker Batua-Berdeak y el deseable consenso que debe haber entre ambos órganos. Los Estatutos de EB-B lo definen en su artículo 33;«b) Las Asambleas de Base son el órgano soberano de Ezker Batua-Berdeak en su ámbito 8», en el artículo 35; son competencias de la Asamblea de Base «j) Debatir y aprobar en votación todos los posibles acuerdos políticos antes de su realización» y en el artículo 36; «e) Aprobar las alianzas con otras fuerzas políticas del ámbito municipal, así como los programas de Gobierno local, en el caso de gobernar con otras fuerzas políticas.» Por lo tanto, si no gusta lo que marcan los Estatutos es legítimo proponer su cambio en los procesos asamblearios, perno no caigamos en el error formal y conceptual de intentar cambiarlos de facto.

CONCLUSIÓN La lucha contra ETA necesita de pactos entre partidos, sindicatos, organizaciones sociales y ciudadanía. Pero el pacto no debe ser un fin en sí mismo. El pacto debe conllevar una estrategia compartida de largo recorrido, no coyuntural, que culmine dando una solución definitiva a un conflicto que lleva décadas ahondando en el sufrimiento de nuestra entera sociedad. Desde esta perspectiva, el pacto de moción de censura no es más que una ocurrencia gestada en los despachos de Partido Popular y Partido Socialista, acompañada por los medios de comunicación afines, que desde Ezker Batua-Berdeak no debemos compartir para no ser partícipes de nuevos impulsos políticos similares al 18/98+, Egunkaria, encausamiento del Lehendakari Ibarretxe, inhabilitación de Kontxi Bilbao, etc. El Partido Popular parece satisfecho con el paso que se pretende dar en Mondragón, pero a su vez está pidiendo ir más lejos y el Partido Socialista superada su fase tendente al diálogo parece dispuesto a ser partícipe de la estrategia del “Todos a la Cárcel”. ¿Dónde comenzaremos a frenar nosotros? Es preciso recodar el malogrado proceso de paz; la tregua dictada por ETA y las conversaciones de Loiola entre Batasuna, PSE y PNV marcaron el camino a seguir para afrontar en un futuro un proceso de paz y normalización. Las estrategias basadas en el aislamiento y la persecución se han mostrado históricamente perniciosas en la búsqueda de estos objetivos. Otrosí, para que un proceso de paz pueda avanzar es necesario que ETA abandone definitivamente su absurda estrategia de dolor, sufrimiento y esterilidad política.


 

Joseba Ugalde Mendieta

Ander Rodríguez Lejarza




Publicado por Sparkles @ 12:49
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios